Inicio

Caso clínico

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Este es el caso de piojo, un cachorro de la raza chihuahua que tenía problemas para caminar. Sus patas traseras se mantenían extendidas y era incapaz de incorporarse. Los propietarios de la mascota me lo ofrecían si yo era capaz de curarlo, y yo acepte el reto, ya que era un perrito muy alegre y cariñoso. Al principio pareciera que tuviese una deformación de los miembros posteriores, pero a medida que le fui haciendo las pruebas, me di cuenta que su problema no era mas que una contractura de los músculos del cuádriceps en ambos miembros. La resolución para su tratamiento consistió básicamente en fisioterapia y modificación de vendajes para este caso.
A las dos semanas lo cambios ya fueron palpables, y el pronóstico era favorecedor, pero los resultados definitivo fueron a las 6 semanas, cuando en realidad se podía apreciar como piojo podía correr , saltar como cualquier otro cachorro con esa vitalidad que los caracteriza.

Videos:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: